4 pasos para lograr que tu peludito recupere el apetito.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Un alimento aburrido para tu perro puede explicar que pierda el interés por su comida. Claro está que también puede ser por enfermedad o depresión.

Te brindamos 4 pasos para que tu peludito recupere el interés por la comida y le apetezca con ingredientes nutritivos como yogur pollo o huevos y ofrecerle largos paseos antes del alimento.
1. Recuerda que es importante entender que un perro cachorro no cuenta con las mismas necesidades que un perro adulto o uno anciano. Pues los requerimientos nutricionales varían según cada la edad y raza. Por ello si tu peludito rechaza el alimento es necesario verificar si haz escogido bien el pienso que corresponde a su etapa vital, para su edad y tamaño.
Un caso muy común es proporcionar a un perro anciano el pienso propio de un animal adulto. Lo cual es erróneo ya que los ingredientes de estos piensos, no recomendados para la vejez, pueden ocasionarle algún que otro problema de salud, entre otros, obesidad.

2. Procura que la comida de tu peludito sea atractiva.

Las croquetas del perro serán más apetecibles si se humedece el pienso con agua caliente. Este sencillo gesto potencia el olor del alimento, un aspecto importante porque los canes eligen su alimento, en primer lugar, por el olfato. Conserva también la comida en las mejores condiciones ambientales, para que no pierda sus propiedades principales y  recipientes limpios. Ya que cuanto más olor pierda el alimento del perro menos atractivo será para su olfato. Este detalle explica, en parte, que las latas de comida -o dieta húmeda- resulten tan tentador para los canes. Su olor es más fuerte y sugerente.

Otra posibilidad para hacer más llamativo el alimento del can es mezclar el pienso con algunas de estas latas de comida para canes o con alimentos naturales.

apetito para can

Combinar el pienso del perro con comida, como pollo o huevos (sin aliños, ni sal – solo cocinados), una vez a la semana  disminuye  la ansiedad del animal durante el día.

La razón es que los alimentos naturales le ayudan a obtener serotonina, un neurotransmisor que reduce el nerviosismo, tanto en personas como el canes.

En caso de mezclar las croquetas del perro con latas, hay que asegurarse primero de que es un alimento de calidad que se ha elaborado con buenos ingredientes. Además, hay que ser consciente de que con esta opción se puede contribuir a aumentar las posibilidades de que el perro desarrolle algún tipo de obesidad. La comida en lata acumula una mayor densidad calórica.

3.  La mayoría de las recomendaciones para la alimentación de nuestro amigo es proporcionar al perro pienso de buena calidad o dieta seca. Sin embargo, como en tantas otras ocasiones, ser demasiado rígido puede provocar que el can acabe por rechazar su alimento.  ¿Alguien puede imaginarse comer cada día la misma comida? Por el mismo motivo, no es extraño imaginar que un can que siempre come lo mismo acabe por aburrirse.

Una dieta de cocina casera para perros, controlada y diseñada por un dietista canino, pueden ser una alternativa saludable para ofrecer al peludo amigo que rechaza su alimento una comida más variada. Esta propuesta, además, permite elegir la calidad de los alimentos para el can, así como eludir ingredientes que provoquen alergia al peludo amigo.

La variedad de la alimentación del perro también puede conseguirse con galletas caseras para canes y frutas que el perro sí come ofrecidas como aperitivos o premios saludables nunca como sustitutos de la dieta habitual del animal.
Pero, ¿qué hacer cuando el desinterés del perro por su comida es mayúsculo? Los ingredientes novedosos, como un poco de yogur natural, (El yogur puede animar al perro a comer teniendo precaución de evitar a toda costa los yogures de sabores, azucarados o con trozos de frutas. Los yogures naturales desnatados con bífidus, son la mejor opción.) pueden ayudar al perro. A muchos canes, el cambio les anima a comer.

Para introducir el yogur en el alimento del peludo amigo solo se tiene que verter una cucharada de este lácteo, sin aditivos ni colorantes artificiales, sobre sus croquetas y mezclarlas bien. Con ello, además, podemos ayudar a sus intestinos a trabajar mejor.

No es recomendable, sin embargo, ofrecer las sobras de nuestra comida al perro ni dejarle que pique algo cuando cocinamos o mientras come la familia. Estas invitaciones pueden acabar por provocar el desinterés del perro por su propia comida.

 

ayuda a que tu cachorro recupere apetito

4. Debes tener cuidado con los cambios frecuentes de alimento.

Los cambios repetidos o no controlados en la dieta del animal no son beneficiosos: pueden provocarle problemas en el estómago y desencadenar diarreas en el perro.

Por ello, antes de emprender cualquier modificación en la alimentación del peludo compañero, hay que consultar con el veterinario.

Por último: un perro contento y feliz será menos proclive a rechazar su alimento. Los paseos largos y los juegos con el can son la mejor forma de asegurar que su perro realiza la actividad física que necesita, mientras que se le anima a comer.

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario